El microchip

El microchip es un sistema electrónico de identificación de animales. Está formado por un microchip y una cápsula por la que está cubierto. Esta cápsula es de un vidrio suave y biocompatible, que no provoca alergias, y tiene un tamaño como la de un grano de arroz.

La implantación del chip lo tiene que realizar un veterinario. Se introduce la cápsula en el cuerpo del animal, a la altura de la nuca. Cada chip almacena un código de números único, y se podría decir que es el DNI del animal.

El microchip se coloca una sola vez en la vida de la mascota y permanece en su cuerpo para siempre.

La información relativa de la mascota queda registrada en la base de datos del Censo Canino que tiene cada Comunidad Autónoma, en el que se almacena la información relativa a cada chip, como por ejemplo el nombre y dirección del dueño, teléfonos...etc. 

Para implantar el chip se aconseja esperar a que el animal tenga al menos un mes y medio o dos meses. Después de esa edad, se puede implantar en cualquier momento.

Es importante que los datos proporcionados al veterinario sean exactos, ya que esta información es la que se quedará registrada en la base de datos y la que se utilizará en caso de pérdida del animal.
Si se produjera un cambio de propietario o de domicilio, nos tendremos que poner en contacto con nuestro veterinario, que nos hará firmar los impresos correspondientes para que el cambio figure en la base de datos.

El propietario del animal, es a efectos legales el responsable de cualquier daño que pueda causar el animal.
Pero también habrá que comunicar, mediante un documento firmado por nuestro veterinario, que nuestro animal ha fallecido.

¿Para qué sirve el microchip?

A efectos de la ley podemos corroborar sin ningún tipo de problema que somos el titular de nuestra mascota. Es imposible falsear los datos del microchip.
En caso de pérdida del animal, tanto veterinarios como protectoras y autoridades, mediante un lector, pueden acceder a nuestros datos.
La identificación por chip ayuda a evitar el abandono, ya que la ley castiga con sanciones bastante elevadas a las personas que abandonan o maltratan a un animal. De esta manera, se puede probar quién es el propietario y responsable legal de un animal maltratado o abandonado.

¿Qué hacer en caso de pérdida o robo de mi mascota?

Lo más rápido para identificar un animal perdido y que sea devuelto de inmediato a su dueño es colocarle una chapa en el collar con el número de teléfono, aunque no es lo más seguro. La chapa se puede caer o, si han robado al perro, también se la pueden haber sacado, dejando así al animal sin identificar. Por lo tanto, la opción del microchip es la más fiable.

Si perdemos o nos roban la mascota, es importante avisar de inmediato, a la Policía local, al Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil y al Ayuntamiento.
Tendremos que facilitar el número del chip y el nombre del animal, nuestros datos personales y la fecha y el lugar donde se perdió o nos robaron a nuestra mascota.

Asimismo, si una persona encuentra un animal perdido, deberá dirigirse a cualquier veterinario, que leerá gratuitamente la identificación del animal e intentará localizar a su propietario.

¿Qué es la red continental Europetnet?

Europetnet es un grupo de asociaciones nacionales y locales de toda Europa que comparten los registros de identificación de todos los animales de compañía que tengan el microchip implantado.
Si viajamos por el extranjero con nuestro perro y lo perdemos o nos lo roban, bastará con introducir el número de identificación del animal en la página web de Europetnet y obtendremos el registro de las entidades por las que ha pasado nuestra mascota desde el día que se perdió.
Por otra parte, en caso de encontrar un animal extraviado es recomendable llevarlo a un veterinario o protectora e introducir el número del chip en la web. De este modo, podremos ponernos en contacto con la asociación que aparezca relacionada con el animal.
Los países que forman Europetnet son: Alemania, Austria, Bélgica, Chipre, Eslovaquia, España, Estonia, Dinamarca, Holanda, Hungría, Irlanda, Lituania, Luxemburgo, Noruega, Polonia, Reino Unido, República Checa, Rusia, Suecia y Suiza.