Balto

Balto

Aunque muchos reconocen el nombre de Balto por la película dirigida por Simon Wells, es

Esta historia va mucho más allá de una competencia entre caninos, la verdadera historia nos remonta a 1919, fecha en que nació el querido can. Balto era un husky siberiano nacido en un pequeño pueblo de Alaska, conocido como Nome, contrario a la película, la mascota fue muy útil desde sus primeros años de vida, dado que ayudó a llevar el alimento de los niños del pueblo, aunque su lentitud lo hacía uno de los caninos menos adecuados para el trabajo.

Cuando Balto cumplía los 6 años, una terrible epidemia de difteria atacó a los más pequeños de la ciudad, motivó por el cual debía buscarse rápidamente la cura, la penicilina necesaria para contrarrestar los efectos del mal no estaba disponible en Nome de modo que debió ser solicitada a las ciudades vecinas, es así que Anchorage respondió prontamente, sin embargo la enorme distancia entre ambos poblados dificultaba seriamente el traslado del remedio.

Ante estos contratiempos y con el malestar cada vez más arraigado se debió planear una forma para transportar la penicilina, es así que se decide realizar un viaje en trineo arrastrado por perros para recoger el medicamento, en esta tarea participaron 20 mushers y más de cien perros, entre los cuales se hallaba Balto, lo que hizo famoso a este pequeño can fue el liderazgo que asumió tras la fractura del perro guía.

La entrada triunfal de Balto al pueblo hizo que todos olvidaran al perro guía inicial y elogiaran a Balto, pues si bien este no era un animal apto para la labor supo ejercer muy bien su liderazgo. La historia fue seguida por tanta personas que el can se convirtió en un héroe nacional al punto que se le dedicó un monumento en el mismísimo Central Park con una inscripción que dice “Resistencia – Fidelidad – Inteligencia”.

Algunos años después, en 1927 Balto fue enviado a un zoológico de Cleveland para pasar sus últimos años, fue allí donde murió a la edad de 14 años, un 14 de marzo de 1933. Sin embargo su hazaña ha sido revivida en tres films que hablan de su valentía y persistencia.