Barry

Barry es el nombre del perro San Bernardo más famoso de la historia. Nació en Suiza en el año 1800. Barry, cuyo nombre significa osito en el dialecto bernés, vivía en el famoso Hospicio de San Bernardo, un paso suizo ubicado a más de 2000 metros de altura, que era un lugar donde muchos viajeros que se dirigían desde y hacia Italia, se extraviaban o eran víctimas de aludes y avalanchas. Los perros eran utilizados por los monjes con fines de salvamento desde el siglo XVII y llevaban en el cuello un barrilito que contenía algún tipo de refrigerio. Barry fue adiestrado por el padre Luis, quien desde el primer momento vio las cualidades, habilidades y sensibilidad de este inteligente perro.

Se dice que Barry era capaz de detectar con sus oídos sensibles a una persona que se encontraba en peligro a gran distancia, y que cuando sentía que alguien lo necesitaba, salía inmediatamente sin que alguien pudiera impedirlo para auxiliar a los viajeros. Se caracterizaba por ser un perro reservado al que no le gustaba trabajar acompañado, sin embargo era líder de la manada pues el padre Luis lo utilizaba algunas veces para este fin. Al morir su adiestrador, se dice que Barry se volvió aún más reservado, solo paseaba siempre atento por las montañas a la espera de que algún viajero desamparado, necesite de su ayuda.

Se dice que Barry salvó la vida a cuarenta personas que se perdieron en la nieve a lo largo de toda su existencia, uno de sus rescates más famosos fue el de un niño muy pequeño que yacía junto al cuerpo de su madre, el niño ya era presa de la somnolencia, entonces Barry le lamió el rostro y se echó a su lado para que el niño pudiera subir a su lomo. Así regreso Barry trayendo al pequeño viajero sano y salvo al monasterio. Se dice que Barry fue muerto por la persona número 41 a la que iba a salvar, sin embargo esta historia no es cierta, ya que en 1982 debido a su edad avanzada es llevado por uno de los monjes a la ciudad de Berna, donde muere en 1814, su cuerpo fue embalsamado y dado al Museo de Historia Natural de Berna, donde se exhibe hasta la actualidad.

En la localidad de Asnière cerca de París, Francia, existe un monumento que inmortaliza la imagen de Barry junto con el niño al cual salvó, al pie de éste se puede leer la inscripción “Il sauva la vie à 40 personnes. Il fut tué par le 41éme” (Salvó la vida de 40 personas, fue muerto por la 41º).