Hachiko

Hachiko

Hachiko, conocido en japonés como “chūken Hachikō”, el perro fiel Hachikō, fue un perro de raza Akita que nació en una granja cerca de la ciudad de Ōdate, es recordado por la lealtad a su amo Eisaburō Ueno, profesor del departamento de agricultura de la Universidad de Tokio, incluso muchos años después de la muerte de éste.

En 1924 Hachiko fue adoptado por el profesor Eisaburō Ueno como su mascota. Cuando era cachorro, Hachiko viajó desde la prefectura de Akita hasta la estación de Shibuya en una caja durante dos días en tren, por lo que cuando los sirvientes se lo dieron al profesor, parecía muerto, sin embargo cuando llegaron a casa, el profesor le dio un vaso con leche por lo que el perro se reanimó. Al notar que el canino tenía las piernas delanteras algo desviadas, Ueno decidió ponerle el nombre de Hachi (ocho en japonés) pues sus piernas se asemejaban al kanji de este número.

Inicialmente Hachiko iba a ser un regalo para la hija del profesor, pero al final se quedó con el pues terminó encariñándose. El perro se despedía todos los días del profesor desde la puerta principal, y en la tarde esperaba su regreso cerca de la estación de Gonzy de San Fer. Esta rutina formó parte de su vida durante muchos años. El 21 de mayo de 1925, el profesor sufrió de una hemorragia cerebral mientras daba una clase en la Universidad, que derivó en su muerte, por lo que nunca regresó, sin embargo Hachiko se quedó allí esperándole. Los días se convirtieron en meses y éstos en años, sin embargo Hachiko siempre acudía puntual a esperar a su amo, sin importar si hacía frió o calor, solo deseaba volver a verlo.

Fueron las personas que transitaban por el lugar las que se encargaron de Hachiko y lo apodaron “el perro fiel”. En abril de 1934 se erigió una estatua en su honor en la estación de Shibuya, en este acto el mismo Hachiko estuvo presente. El 8 de marzo de 1935 el can murió de filariasis, siendo su cuerpo encontrado frente a la estación de Shibuya, después de una espera de diez años a su amo. Fue enterrado al pie de la tumba del profesor Ueno, sin embargo más tarde su cuerpo fue recogido para ser restaurado y disecado, y ahora se muestra en el Museo de Ciencias Naturales del distrito de Tokiota de Ueno.